Celocía, la flor ardiente



Los griegos llamaban a las Celosía “Keleos”, significa quemada y atiende a la forma de la flor con el color rojo sobre todo, con una apariencia ardiente. Es una planta que tiene su origen el la zonas tropicales de África. También pueden encontrarse en Asia y en América. Existen concretamente unas sesenta especies de Celosías, gran cantidad de ellas son de la especie Argentea, y gracias a las acciones realizadas en jardinería se han realizados híbridos bastante bonitos.

De las Celosías suele decirse que es una planta anual, aunque en climas templados puede convertirse una planta herbácea perenne alcanzando incluso el metro de altura. Tienen que estar siempre en el exterior porque necesitan el sol, aunque pueden aguantar en el interior de los domicilios si las colocamos en lugares con mucha luz. Eso sí, tenemos que tener cuidado con la exposición al sol a través de los cristales porque puede ser perjudicial para la planta ya que podría quemarla.

Gracias a su belleza, es una planta que se cultiva para posteriormente crear todo tipo de decoraciones como macizos de flor, bancales, centros, bordillos y servir para decorar patios y terrazas.

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Facebook
  • Instagram